sábado, marzo 05, 2016

Va de frases: El cuento número trece





¡Hola! Por aqui les traigo el día de hoy unas cuantas frases que me encantaron de El Cuento número trece. La primera vez que leí este libro fue en el 2012 y recuerdo que la historia me atrapó de una forma que me hizo imposible soltar el libro hasta que llegué a la última página. Al día de hoy, lo he releído como cinco veces. Es una de esas historias que se hacen difíciles de olvidar.



El cuento número trece


¿Dónde está la verdad?

Entre mentiras, recuerdos e imaginación se teje la vida de la señora Winter, una famosa novelista ya muy entrada en años que pide ayuda a Margaret, una mujer joven y amante de los libros, para contar por fin la historia de su misterioso pasado. 

"Cuéntame la verdad", pide Margaret, pero la verdad duele, y solo el día en que Vida Winter muera sabremos qué secretos encerraba El cuento número trece, una historia que nadie se había atrevido a escribir.

Después de cinco años de intenso trabajo,Diane Setterfield ha logrado el aplauso de los lectores y el respeto de los críticos con una primera novela que pronto se convertirá en un clásico.





Todos los niños mitifican su nacimiento. Es un rasgo universal. ¿Quieres conocer a alguien? ¿Su corazón, su mente, su alma? Pídele que te hable de cuando nació. Lo que te cuente no será la verdad: será una historia. Y nada es tan revelador como una historia.”

"Mi queja no va dirigida a los amantes de la Verdad sino a la Verdad misma. ¿Qué auxilio, qué consuelo brinda la Verdad en comparación con un relato? ¿Qué tiene de bueno la Verdad a medianoche, en la oscuridad, cuando el viento ruge como un oso en la chimenea? ¿Cuándo los relámpagos proyectan sombras en la pared del dormitorio y la lluvia repiquetea en la ventana con sus largas uñas? Nada. Cuando el miedo y el frío hacen de ti una estatua en tu propia cama, no ansías que la Verdad pura y dura acuda en tu auxilio. Lo que necesitas es el mullido consuelo de un relato. La protección balsámica, adormecedora, de una mentira."

"Nos acostumbramos tanto a nuestros propios horrores que olvidamos el efecto que pueden tener en otras personas."

"Empezaré por la introducción. Aunque, naturalmente, la introducción nunca está donde uno cree. Le damos tanta importancia a nuestra propia vida que tendemos a creer que su historia comienza con nuestro nacimiento. Primero no había nada, entonces nací yo... Pero no es así. Las vidas humanas no son pedazos de cuerda que podamos separar del nudo que forman con otros pedazos de cuerda para enderezarnos. Las familias son tejidos. Resulta imposible tocar una parte sin hacer vibrar el resto. Resulta imposible comprender una parte sin poseer una visión del conjunto."

"Un nacimiento no es, en realidad, una introducción. Nuestra vida, cuando empieza, no es realmente nuestra, si no la continuación de la historia de otro." 

"-La vida es el abono. 
Parpadeé. 
-Sé que mis palabras la extrañan, pero es así. Toda mi vida y todas mis experiencias, las cosas que me han sucedido, la gente que he conocido, todos mis recuerdos, sueños y fantasías, cuanto he leído, todo eso ha sido arrojado al montón de abono que, con el tiempo, se ha ido descomponiendo hasta convertirse en un humus orgánico oscuro y fértil. El proceso de descomposición celular vuelve todo irreconocible. Otros lo llaman imaginación. Yo lo veo como un montón de abono. La idea se alimenta de esa materia negra que en otros tiempos fue una vida, absorbe su energía. Germina, echa raíces, produce brotes. Y así hasta que un día tengo un relato o una novela.

 “El silencio no es el entorno natural para las historias -me dijo en una ocasión la señorita Winter-. Las historias necesitan palabras. Sin ellas palidecen, enferman y mueren. Y luego te persiguen.”

“Todo el mundo tiene una historia. Es como la familia. Quizá no la conozca, quizás la haya perdido, pero así y todo existe. Puede alejarse de ella o darle la espalda, pero no puede decir que no tiene. Lo mismo sucede con las historias. De modo que —concluyó— todo el mundo tiene una historia.”

“Cuando el miedo y el frío hacen de ti una estatua en tu propia cama, no ansías que la verdad pura y dura acuda en tu auxilio. Lo que necesitas es el mullido consuelo de un relato.”

“Las palabras tienen algo especial. En manos expertas, manipuladas con destreza, nos convierten en sus prisioneros. Se enredan en nuestros brazos como tela de araña y en cuanto estamos tan embelesados que no podemos movernos, nos perforan la piel, se infiltran en la sangre, adormecen el pensamiento. Y ya dentro de nosotros ejercen su magia.”


“El destino, al principio tan comprensivo, tan razonable, tan dispuesto a negociar, terminaba imponiendo una cruel venganza.”

 “Eran dos seres mutilados, mas no les faltaba un miembro, sino el alma.”

“Siempre he sido lectora, en todas las etapas de mi vida he leído y nunca ha habido un momento en que leer no fuera mi mayor dicha.”

“Hay veces en que el rostro y el cuerpo humano pueden expresar los anhelos del corazón con tanta precisión que, como dicen, puedes leerlos como si fueran un libro.”

“Todos tenemos nuestras aflicciones, y si bien el perfil, el peso y el tamaño del dolor son diferentes para cada persona, el color del dolor es el mismo para todos.”


¿Qué les parecen las frases? ¿Han leído este maravilloso libro? 
¡Déjenme sus comentarios! 

2 comentarios:

  1. Hola, la verdad es qu eme llama mucho el libro, agregado a mi lista de lectura, nos estamos leyendo, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tienes que leerlo, Hellen! De verdad, que la historia vale totalmente la pena

      Eliminar

Gracias por tu comentario :)

Ten en cuenta que esta prohibido:
- hacer spam
- Dejar correos en los comentarios
- Cualquier comentario referente a PDF será eliminados